Congelar alimentos: ¿sí o no? He aquí la solución

Sin título

Congelar alimentos: ¿sí o no? La congelación de los alimentos es un tema bastante extenso, así que mediante este post vamos a aclarar ciertos aspectos y dar algunas recomendaciones que resulten prácticas en nuestro día a día. Lo que debemos de tener en cuenta, es que si vamos a consumir alimentos congelados y queremos mantener la mayoría de sus vitaminas y minerales, lo idóneo es comprarlos ya congelados. Ya que la industria alimentaria realiza esta técnica a temperaturas mucho inferiores que la que realizamos nosotros en casa.

Además de ello, siempre serán más frescas unas espinacas que se han cogido y congelado tras unas horas, que las que compramos después de dos días de haber sido recogidas y las congelamos en casa. No significa que hacerlo en casa sea malo, solo que si tenemos el objetivo de congelarlas, lo idóneo es comprarlas de ese modo.

frozen-food-1336013_960_720

Las verduras congeladas industrialmente, mantendrán sus propiedades si no se rompe la cadena del frío, se respetan las fechas de consumo, se descongelan una sola vez y se cocinan adecuadamente. Las carnes y pescados pueden resultar excelentes. Un filete de merluza tiene características muy similares a las de uno sin congelar. Incluso, es posible, que los filetes congelados sean más frescos desde el punto de vista nutricional (por la razón comentaba anteriormente).

Pero no todos los alimentos reaccionan igual al congelado. Una excepción entre los pescados, es el bacalao fresco, ya que sus proteínas se alteran con este proceso y pierde su textura original, volviéndose más seco, aunque manteniendo su valor nutricional.

Entre los vegetales, la lechuga pierde alguno de sus pigmentos y micronutrientes. Los alimentos congelados pueden deteriorarse por diferentes razones:

1. El agua de los alimentos se solidifica, formando cristales, pudiendo perforar las membranas de las células, perdiéndose parte de los nutrientes.

2. En algunos alimentos congelados, se siguen produciendo reacciones químicas que alteran el aspecto y los valores nutricionales.

3. Las grasas de los alimentos también siguen degradándose poco a poco en el congelador. Grasas saturadas, que son químicamente estables, se degradan lentamente (el cerdo mantiene sus características 6 meses congelado, el cordero 9, la ternera 12). Pero grasas, menos estables como las monoinsaturadas, y sobre todo las polinsaturadas, se degradan mas rápido, por lo que no es recomendable congelarlo durante más de 3 o 4 meses (pollo o salmón)

4. Si se rompe la cadena de frío, puede afectar a la calidad del alimento y favorecer el crecimiento microbiano resistente al frio, que se multiplica cada vez que el producto se descongela.

En el caso de alimentos no precocinados, los congelados son una buena alternativa para personas que no pueden hacer la compra a diario y no les es posible consumir alimentos frescos cada día. Lo idóneo es ir alternando, los días más cercanos a los que se realiza la compra comer fresco y los posteriores congelado. Todo es cuestión de organizarse.

Debemos de tener en cuenta que hay pescados que se venden en la pescadería que ya han sido congelados. Como recomendación a la hora de congelar un alimento:

1. Tenéis que dejar de enfriar los alimentos en la nevera, antes de introducirlos en el congelador. Un alimento que está frío se congelará antes que uno que está caliente (cuando introducimos el alimento en el congelador, cuanto más rápida sea la congelación mejor).

2. Tenéis que congelar los alimentos en pequeñas porciones y envolverlos individualmente.

3. Tenéis que ser conscientes de que no todos los alimentos resultan igual al congelarlos, los guisantes y las habas quedan bien, el calabacín no.

guisantes

Y vosotros, ¿tenéis alguna recomendación que compartir a la hora de congelar alimentos?

Post by: Itziar Cantera