El consumo de chocolate negro, en el contexto de una alimentación saludable

El consumo de chocolate negro, en el contexto de una alimentación saludable

El chocolate es un ejemplo de producto “demonizado” y con mala fama dentro del mundo de la alimentación, de igual manera que se comentó en el post sobre frutos secos, por su alto aporte de calorías y grasas.

No obstante, la realidad es que el consumo de este producto se puede realizar y considerarse saludable en su medida y es incluso compatible en dietas que tienen como objetivo la pérdida de grasa. En estos casos, en la elaboración de las pautas nutricionales, los dietistas nutricionistas personalizan la alimentación en base a las necesidades de la persona que acude a la consulta y especialmente, teniendo en cuenta sus gustos. De poco sirve realizar una dieta restrictiva en ciertos alimentos que el paciente adora, si ello va a provocar que lo abandone su seguimiento al poco tiempo.

Se debe tener en cuenta que siempre se parte de la base de que la dieta estará basada en alimentos saludables, y un buen chocolate con alto porcentaje de cacao (> 70%) también lo es. Aunque son pocos los estudios que han investigado el efecto del consumo de cacao sobre la salud, la mayoría de las publicaciones apuntan en la misma dirección. Se ha demostrado que disminuye la tensión arterial en personas hipertensas. La explicación se encuentra en la presencia de polifenoles antioxidantes del cacao, concretamente en los flavanoles, que, según parece, promueven la dilatación de las arterias.

Pero atención, ya que no todos los chocolates son iguales. Cuanto mayor sea el porcentaje de cacao, mayor será el contenido de flavanoles. No obstante, debemos tener en cuenta que, en ciertas ocasiones, los fabricantes, mediante el proceso de elaboración del chocolate, eliminan estas sustancias por el alto grado de amargor que aportan, dejando a un lado el efecto sobre la tensión arterial, entre otros.

A continuación, se indica qué tipos de chocolate son los que nos podemos encontrar y cuál es la opción más acertada para comprar y consumir.

+ Chocolate negro: El porcentaje mínimo de cacao que debe de tener un chocolate, para que podamos considerarlo como chocolate negro, es del 43%. Como resultante del sumatorio de la pasta y la manteca del cacao (cuanto mayor sea la pasta y menor la manteca, mejor). Los demás ingredientes suelen ser azúcar, aromas naturales y algunos emulgentes. Un chocolate negro con una alta concentración de cacao (los hay de hasta el 99%) será la opción más saludable a la hora de consumir este producto. A mayor porcentaje de cacao, menos cantidad de azúcares.

+ Chocolate con leche: Podemos encontrar diferentes variedades de chocolate con leche, y su porcentaje es cacao es inferior al 40%. Su ingrediente principal es el azúcar, le sigue la manteca de cacao acompañado de leche o derivados de la leche como, suero de leche o leche en polvo.

+ Chocolate blanco: Realmente no es chocolate, ya que entre sus ingredientes no se encuentra la pasta de cacao. Es una mezcla de azúcar, manteca de cacao y leche. No es un alimento saludable y no se recomienda en ningún caso.

Recuerda que cuanto más alto sea el porcentaje de cacao que contiene un chocolate, más saludable será. Es una buena opción consumir a partir del 70% de cacao en su adecuada medida.

Post by: Itziar Cantera