Déficit de Hierro y Anemia

La Anemia y el Déficit de Hierro son una de las problemáticas más comunes tanto en el Deporte como en la Población General. Conocer y saber detectar el tipo de anemia que el deportista puede tener en muy importante para poner un tratamiento adecuado para que, junto a una educación nutricional y una suplementación idóneas para que la recuperación llegue lo antes posible.

Algunos de los síntomas de la anemia son los siguientes: fatiga, debilidad, piel pálida, latidos del corazón irregulares, dificultad para respirar, mareos o aturdimiento, dolor en el pecho, manos y pies fríos, dolor de cabeza.

Cuando afecta a un deportista, la Anemia influye en su vida deportiva y en su rendimiento, y, si no pone los medios adecuados, se puede ver repercutida toda la temporada por la imposibilidad de realizar entrenamientos de calidad, el propio cansancio y la fatiga.

En la siguiente tabla tiene un resumen de los factores de riesgo de la deficiencia de hierro en deportistas y población general:

 

Tabla 1: Resumen factores de riesgo de deficiencia de hierro en deportistas (modificado de Burke).

Por Aumento de los Requerimientos –        Empuje prepuberal

–        Embarazo

Por Aumento de las Pérdidas –        Incremento de las cargas de entrenamiento, sobretodo en corredores por incremento de hemólisis intravascular (tipo mecánica y por estrés oxidativo)

–        Sangrado gastrointestinal

–        Hemoglobinuria y hematuria por impacto

–        Enfermedades gastrointestinales que cursan con malabsorción (Chron, – colitis ulcerosa, parasitosis, celiaquía)

–        Pérdidas menstruales abundantes

–        Cualquier causa que curse con pérdida de sangre (cirugía, traumatismo…)

–        Donaciones frecuentes de sangre

Por Ingesta Inadecuada –        Baja ingesta calórica e hipoproteica

–        Dieta vegetariana mal planificada

–        Dietas restrictivas

–        Dietas muy ricas en hidratos, alto aporte en fibra y bajo aporte de alimentos proteicos animales

 

El hierro es necesario para los procesos fisiológicos esenciales para mantener una buena salud y para el rendimiento, como el transporte de oxígeno, la producción de energía y la división celular.  Los niveles bajos de hierro pueden causar anemia al estar limitada la entrega de oxígeno a los músculos activos y, además, la deficiencia de hierro en los tejidos dificulta el metabolismo oxidativo muscular, lo que también afecta al rendimiento.

La interpretación de los análisis bioquímicos y hematológicos para la población deportista debe de hacerse con cautela, ya que el mismo deporte y las adaptaciones que conlleva, pueden modificar los parámetros aumentando o disminuyendo en función del entrenamiento, la ingesta, las competiciones, el momento de la temporada u otras circunstancias.

Algunos de los procesos que se dan son:

–       Hemodilución: Resultante del aumento del volumen plasmático (expansión plasmática) derivada del ejercicio aeróbico

–       Hemoconcentración: Por deshidratación asociada al ejercicio.

–       Procesos infecciosos o inflamatorios: Pueden aumentar los niveles de ferritina sérica.

 

La Educación Nutricional y Deportiva puede ser un gran aliado para evitar y prevenir las Anemias en el Deporte. Es muy frecuente encontrar a deportistas de larga duración y especialmente en mujeres los valores de ferritina por debajo de 30ng/ml, razón que justifica que la educación nutricional y deportiva para evitar la anemia.

No obstante, estos datos sirven para el diagnóstico de un déficit de hierro, pero para diagnosticar una anemia necesitaríamos los valores de la serie roja, concretamente de hemoglobina, ya que cuando ésta está por debajo de los 12-13g/dl (mujeres/hombres), se diagnostica como una anemia verdadera.

Para aumentar los depósitos de hierro a nivel del organismo, no es suficiente con aumentar la ingesta de alimentos que contienen este mineral. Es necesario poner en marcha otra serie de actuaciones que afectan a la biodisponibilidad de este hierro, es decir, la eficiencia en la cual el hierro es utilizado biológicamente y que dependen de las siguientes variables:

– Tipo de Hierro:
Existen dos tipos de hierro en los alimentos, el hierro hemo y el hierro no hemo. El hierro hemo se encuentra en mayor proporción en los productos de origen animal mientras que el hierro no hemo se encuentra en los productos de origen vegetal, y también en el huevo y en la leche.

– Cantidad de Hierro que contenga el alimento

– Combinación entre los Alimentos que se Ingieren Junto a este Hierro: El “Factor Carne” es una denominación que se le ha asignado a aquellos alimentos producen que el hierro se absorba de manera más efectiva en el organismo. También es el caso de la presencia de Vitamina C, Vitamina A, Ácidos Grasos Saturados y Ácido Oleico.

No obstante, también existen interacciones negativas, como por ejemplo el contenico de alcohol y ácidos orgánicos, la combinación con proteínas de huevo y los lácteos, el contenido de ácido linolénico y omega 3 en exceso (pescado azul, lino…), la fibra dietética, el ácido fítico y los  polifenoles que contienen algunos alimentos (Legumbres, verduras, frutas (manzanas, uva roja, aceituna), frutos secos, té, vino rojo, cerveza, cacao, café, vino tinto, orégano. Las ingestas excesivas de Calcio y de Zinc también disminuyen la biodisponibilidad del hierro,

– El procesado culinario también afecta a la absorción del hierro

  • Maceración, malteado y remojo: Disminuye los niveles de fitatos de cereales, legumbres tubérculos y semillas. Aumento de la biodisponibilidad.
  • Bacterias o levaduras productoras de fitasas exógenas: aumento de las fitasas y la degradación del ácido fítico en el pan. Aumento de la biodisponibilidad.
  • Remojo de cereales y legumbres reduce la cantidad de polifenoles y saponinas. Aumento de la biodisponibilidad.
  • Calentamiento suave de tubérculos, cereales y legumbres: Aumento de la biodisponibilidad
  • Fermentación: productos de la soja. Aumento biodisponibilidad
  • Añadir productos con alto contenido en Vitamina C en los platos. Aumento de la biodisponibilidad.
  • Congelación, almacenamiento, tratamientos térmicos fuertes: transformación del hierro hemo en hierro no hemo. Empeoramiento de la biodisponiblidad

Si has detectado o piensas que puedes tener una anemia deberás acudir a tu médico de cabecera para que te realice un diagnóstico correcto y poner un tratamiento adecuado. No obstante, te animamos a que conozcas como potenciar al máximo tu alimentación y a aumentar la biodisponibilidad de este mineral con estas estrategias.

 

Anna Sauló

Dietista-Nutricionista y Directora de ElikaEsport

Referencias

  1. Burke L. Nutrición en el Deporte. Un enfoque práctico. Editorial Panamericana, 2009. Madrid, España.
  2. Buratti P, Gammella E, Rybinska I, Cairo G, Recalcati S. Recent Advances in Iron Metabolism: Relevance fot Health, Exercise and Med Sci Sports Exerc 2015: 47(8):1596-604.
  3. Ganz T. Hepcidin and iron regulation, 10 years later. 2011;117:4425–4433.
  4. Urdampilleta A, López-Grueso R, Martínez-Sanz JM, Miego-Ayuso J. Parámetros bioquímicos básicos, hematológicos y hormonales para el control de la salud y el estado nutricional en los deportistas. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2014;18(3):155-71.
  5. Deakin V. Iron depletion in atheletes. Clin Sport Nutr. 2006, 10;174-99.
  6. Urdampilleta A, Martínez-Sanz JM, Mielgo-Ayuso, J. Anemia Ferropénica en el deporte e intervenciones dietético-nutricionales preventivas. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2013;17(4):155-164.
  7. Urdampilleta A, Martínez-Sanz JM, González-Muniesa P. Dietary-Nutritional intervention in the prevention of iron deficienty. Nutr clín diet hosp 2010; 30(3):27-41.
  8. Toxqui L, De Piero A, Courto V, Bastida S, Sánchez-Muniz FJ,Vaquero MP. Deficiencia y sobrecarga de hierro; implicaciones en el estado oxidativo y la salud cardiovascular.
  9. Tako E, Glahn RP, Welch RM, Lei X, Yasuda K, Miller DD. Dietary inulin affects the expression of intestinal enterocyte iron transporters, receptors and storage protein and alters the microbiota in the pig intestine. Br J Nutr 2008; 99: 472-80.