No sobra agua…

EL pasado 22 de marzo se celebró el Día Mundia del Agua en todo el planeta. Este día se celebra desde el año 1992, cuando la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medioambiente y el Desarrollo recomendó esta iniciativa, y después, la asamblea general de Naciones Unidas la adoptó designando el 22 de marzo para su celebración.

 

Esta iniciativa, al igual que otros Días Internacionales, tiene como objetivo “sensibilizar, concienciar, llamar la atención, señalar que existe un problema para que los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas” (UN, 2016). Desde el año 1992 se celebra por tanto este día, y cobra cada vez más importancia ya que el problema de abastecimiento de agua es cada vez mayor, sobre todo en las regiones más rurales y menos desarrolladas. Según la UNESCO, cerca de 1.200 millones de personas viven en zonas donde escasea el agua (2007).

Resultado de imagen para water

Además, el cambio climático está provocando la desertificación de muchas regiones, lo que genera problemas también en los países ricos. Son innumerables los problemas que provoca la falta de agua tanto en las personas (falta de agua potable, enfermedades asociadas, malnutrición) como en el medioambiente (sequías, desertificación, pérdida de acuíferos, pérdida de biodiversidad, lluvias ácidas…).

 

En cuanto al sector industrial, según la OMS, el consumo de agua está distribuido de la siguiente manera:

-Agricultura à 65%

-Industria à 25%

-Consumo humano à 10%

 

El uso del agua en los distintos sectores industriales puede variar mucho, siendo el de la alimentación y el textil los que más agua precisan en sus procesos de producción.

 

Uno de los ejemplos más llamativos es de los pantalones vaqueros, que se calcula que necesita unos 7.000 litros de agua para fabricarlos. En el caso de una camiseta, se calcula que se necesitan unos 3.000 litros.

Resultado de imagen para water clothes

Ante esta situación, ¿adoptan medidas las empresas?

La realidad es que tanto las grandes multinacionales así como empresas más pequeñas, empiezan a entender el problema y a tomar medidas para reducir el consumo. Ya sea por motivaciones económicas, de producción o sociales y medioambientales, se empiezan a marcar objetivos para reducir sus consumos, recuperar zonas afectadas o evitar la contaminación. Por otro lado, gracias a las nuevas tecnologías se han desarrollado nuevos sistemas que permiten controlar mejor el agua que se consume en muchos procesos de producción, lo que redunda directamente en el consumo. Queremos poner la nota en estos proyectos positivos, que consideramos muy importantes para la mejora del medioambiente y también para la concienciación del mundo industrial. Mencionamos algunos a continuación:

 

-Bodegas Matarromera: La empresa puso en marcha su depuradora de aguas residuales, la cual les permite tratar y devolver el 100% de los hectolitros utilizados en la producción. De esta manera han coseguido además reducir la extracción del acuífero en un 50%.

 

-Nestlé: El grupo ha logrado reducir en un 27% el agua utilizada por kilogramos de producto producido. Sus políticas se aplican en el tratamiento de aguas residuales con inversiones de 26 millones de euros por año, y en la mejora de la eficiencia en la producción de sus proveedores.

 

-Coca Cola: El grupo puso en marcha el plan WaterReplenish, que ha permitido reducir el agua utilizada para fabricar un litro de refresco de 2,18 a 1,80 litros. El objetivo del grupo es, para 2020, devolver el 100% del agua utilizada a la naturaleza.

 

Proyecto LIFEMCUBO (industria alimentaria): El objetivo principal del proyecto MCUBO es reducir el impacto ambiental asociado a la gestión del agua en los 3 subsectores que más agua consumen de la industria alimentaria (cárnicas, conservas vegetales y zumos)

 

-Procter and Gamble: Con el cambio del vapor por el agua en los proesos de limpieza, el grupo logró reducir en un 200% el consumo en sus plantas de Thailandia e India. En Egipto, bajo el programa “Cada gota cuenta”, lograron ahorrar un 29% del agua consumida en los procesos de producción.

Resultado de imagen para depuradora

Además de estos pocos que hemos mencionado, hay cada vez más proyectos en marcha en la industria del consumo. Animamos a todos a incorporar estas prácticas en nuestras decisiones de compra, ya que los consumidores, gota a gota, podemos contribuir de esta manera a que las empresas que no actúen lo tengan que hacer para no perder ¡¡“followers”!!

 

La sostenibilidad del agua es un reto cada vez más importante para las personas y las empresas. La Agencia Internacional de Energía estima que para el año 2030, el consumo de agua aumentará en un 85% en el todo el mundo, afirmando que existirá un déficit de abastecimiento del 40% si el clima no varía y sigue como está. Esta tendencia se calcula con la estimación de aumento de la población, la concentración en las grandes ciudades y el desarrollo económico de países emergentes. Por lo tanto el reto es tan grande como el riesgo, ya que si no garantizamos el abastecimiento de agua, las consecuencias serán más que dramáticas.

 

 

NOTA:

El proyecto IturriOn considera la gestión del agua de las empresas como otro factor clave en la responsabilidad con el medioambiente. Es por ello que en la metodología de autodiagnóstico se consideran prácticamente todas las iniciativas propuestas en relación al consumo del agua y la contaminación. Se evalúan el consumo de agua, la extracción de acuíferos, la contaminación de aguas y el nivel de reutilización o devolución de agua de las empresas.

 

Ander García Noblia.

@andergn