Trabajadores pobres

Aprovechando que se acerca el 1 de mayo, día mundial de los trabajadores, empezamos a abordar el tema en este post hablando sobre los “trabajadores pobres” en España, concepto que viene de la acepción anglosajona working-pooro in-work-poverty.

Resultado de imagen para in work poverty

La situación es más que preocupante. Aquí algunos datos demoledores:

-En 2015, en España, había 13,1 millones de personas con una renta por debajo del umbral de la pobreza (710 euros al mes). España es el tercer peor país europeo en desigualdad, por detrás de Rumanía y Grecia.

-La productividad laboral ha aumentado un 6% desde 2012 (relación entre la producción y el coste), y el coste salarial ha aumentado solo un 0,6% (¡10 veces menos!).

-El 24,3% de los trabajadores tienen contratos a tiempo parcial, siendo las mujeres las que más acusan esta situación. Este dato constata por sí solo que el empleo que se está generando en España es de pésima calidad y afecta especialmente a las nuevas generaciones y a las mujeres.

-El porcentaje de trabajadores pobres de entre 18 y 24 años se ha disparado a un 24,7% en 2015. Además, hay 1,2 millones de mujeres empleadas que ganan menos de 710 euros al mes.

-Las condiciones laborales en España son de las peores de Europa, solo mejores que en Hungría y en Chipre.

-Otro hito destacable, es que España es el país que menos recursos destina al mejoramiento del conocimiento y la educación laboral.

Resultado de imagen para desigualdad social

Esta tendencia que se ha instalado y estancado en España después de la crisis y gracias a las reformas laborales de los últimos gobiernos, no es única en el mundo. A pesar de que España es el país europeo donde más crece la precariedad, la tendencia es global. La reducción de la pobreza laboral es insuficiente para compensar el crecimiento de la fuerza de trabajo en los países en desarrollo, y se estima que este año 2018, el número de trabajadores que viven en la pobreza extrema superará los 114 millones. Los trabajadores que se encuentra en situación de pobreza moderada (ingresos entre 1,90 y 3,10 dólares al día), suman más de 430 millones (dato del 2017).

¿Se puede revertir esta situación? Creemos que se debe potenciar un empleo de calidady un sistema social que garantice los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Pero para que esto ocurra se deben analizar primero las causasque nos han llevado a esta situación, que son principalmente políticas y de reparto de poder. La capacidad de influencia de los grandes grupos financieros y entramados empresariales se traduce en que los estados no son libres de aplicar leyes que beneficien a los trabajadores, y el poder que ejercen estos grupos es muy superior al poder de influencia de los trabajadores.

La situación es dramática, más en los países en desarrollo, y los datos así lo demuestran. En occidente, donde la pobreza extrema no es comparable con los países en desarrollo, la desigualdad ha venido (o la han traído) para quedarse.

Y lo verdaderamente preocupante es que la pobreza puede llegar a ser sistémica e irremediable. Es responsabilidad de los estados asegurar el desarrollo de su población a través del trabajo, y la situación no da otra opción que interpretar un profundo fracaso en la materia. La propia constitución española recoge: “Todos los españoles tienen el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia”. Millones de trabajadores sienten en su piel y en su bolsillo que esto no ocurre, y son cada vez más.

 

Ander García Noblia

@andergn