Los Mitos del Pan

 

El consumo de pan se ha visto reducido significativamente durante los últimos años por parte de la población española. Aún así, se sabe que 9 de cada 10 personas consume pan de manera habitual, y es un alimento que está incorporado y arraigado dentro de los hábitos alimentarios de los españoles. No obstante, se consume aproximadamente 1/3 menos de pan que hace 20 años atrás.

El principal motivo de esta disminución en su consumo son las asociaciones de propiedades engordantes e insalubres que le ha ido confiriendo una mala prensa a este alimento.

 

¿El pan engorda?

Resultado de imagen para eating bread

El pan es un alimento que ha formado parte de nuestra alimentación desde tiempos inmemoriales. Se conoce que ya formaba parte de la alimentación en la prehistoria, 8.000 a.c. Aunque el aspecto actual del pan poco tiene que ver al de entonces. Es un

alimento que ha formado parte de clases humildes, y, aunque sus propiedades nutricionales no son extraordinarias, podemos decir que forman parte de la base de nuestra alimentación. No es un alimento básico y debe consumirse con moderación, escogiendo siempre su forma integral.

Cualquier alimento en exceso engorda y puede ser peligroso, por ello, deberemos saber consumirlo en la medida en la que nos toca. Se puede realizar una alimentación saludable y equilibrada con pan, siempre en su justa medida y en su cabida. No existen cantidades ideales, ya que cada uno lo debe adaptar a sus necesidades.

 

¿Si compro pan, mejor integral?

Cuando hablamos de pan integral se entiende que el pan ha sido elaborado con harina que contiene el grano de cereal entero, integrando el germen, el endospermo y el salvado de dicho cereal molido. No obstante, la legislación vigente no especifica exactamente las cantidades de harina integral que debe llevar un producto para que pueda denominarse “integral”. Por ello existen panes de distintas calidades y composiciones nutricionales que difieren entre productos aparentemente iguales. De ahí reside la importancia leer e interpretar las etiquetas de los productos de manera correcta. Se recomienda que al menos, haya un 70% de harina integral (de grano entero).

Ante esta problemática, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente está realizando un proyecto que derogará la ley actual (Real Decreto 1137/1984, de 23 de mayo), que busca adecuar la normativa actual sobre panes, para que se proporcione información adecuada al consumidor en el etiquetado de los productos.

 Resultado de imagen para pan integral vs pan blanco

¿Qué propiedades tiene un pan integral frente al pan blanco?

El pan integral debería estar hecho con un 100% de su harina integral (salvado, germen y endospermo). La calidad nutricional del salvado (fibra) y del germen (ácidos grasos, proteína, magnesio y vitamina E) en muy elevada. Sus propiedades beneficiosas en comparación al pan blanco no se pueden comparar, ya que precisamente la harina que se utiliza es refinada.

El consumo de pan blanco se ha asociado a un incremento de la obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares, por ello es mejor optar por opciones integrales. Se ha demostrado que el consumo de alimentos integrales reduce un 17% las probabilidades de tener enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes o cáncer de colon.

¿Realmente, cuando compro un pan integral, contiene el grano entero?

La gran mayoría de panes que actualmente se venden en el mercado no utilizan el grano entero en su elaboración. Por ello es necesario leer atentamente la etiqueta de ingredientes disponible en el envase. Los panes que están hecho de harina de trigo y a los que se les ha añadido salvado de trigo, no son panes realmente integrales. Les falta la parte del germen, nutricionalmente muy interesante, pero que también es el causante del enranciamiento del pan a los pocos días de haberlo elaborado. Por ello muchas marcas prescinden de esta parte del grano tan preciada.

¿Y si compro pan de otros cereales que no sean de trigo?

Los distintos tipos de cereales (espelta, trigo sarraceno, kamut, centeno, etc) difieren en nutrientes. Cuanta más variabilidad alimentaria tengas en tu alimentación, la aportación de nutrientes también será más variada. Eso sí, es mejor escoger el pan elaborado con harina integral de estos cereales. En este caso también será importante ver la cantidad de harina de cereal que se incorpora.

Resultado de imagen para etiqueta pan de centeno

                            No es realmente pan de centeno ni pan integral.

 

Es importante aprender a leer las etiquetas del pan, sobre todo si lo adquirimos en grandes superfícies y viene envasado. Deberemos conocer los ingredientes que los integran para saber si se trata de un producto adecuado de si es realmente integral.

Dentro de una alimentación equilibrada y saludable, el pan integral tiene cabida, aunque no se considera un alimento básico de nuestra alimentación.

 

Anna Sauló

Dietista-Nutricionista y Directora de ElikaEsport