Economía feminista: Un concepto inclusivo y bueno para todos.

El concepto “Economía feminista” es una corriente de pensamiento acuñado a principios de los años 90, cuyo objetivo principal es aportar un nuevo pensamiento crítico que supere el androcentrismo, presente en el pensamiento económico predominante. Los conflictos surgidos por desigualdades de género vienen sin embargo desde principios del siglo XX, cuando la brecha salarial entre hombres y mujeres era escandalosamente grande en todos los países donde comenzaba y/o continuaba la primera industrialización y se empezó a reivindicar un trato igualitario a hombres y mujeres en los entornos de trabajo. A lo largo del siglo XX, las diferentes corrientes económicas progresistas como el Marxismo o el Socialismo también fueron incorporando reivindicaciones que buscaban la equidad, pero no lo hicieron desde un enfoque de género y no cuestionaban las relaciones hombres-mujeres dentro de los sistemas económicos y de mercado, ni mucho menos aspectos que afectaran a los trabajos no remunerados como los domésticos, “reproductivos” o de cuidados. Ni en la Europa de la guerra fría, donde empezó el capitalismo y el neoliberalismo europeos, ni en los países comunistas del este, se incorporó el enfoque de género en el pensamiento económico ni en las políticas de los estados.Resultado de imagen para enfoque de genero

 

La teoría económica capitalista se ha fundamentado en conceptos como el “Homo economicus”, que asume intrínsecamente que la conducta humana elegirá la opción de la maximización del beneficio y la acumulación, o la “racionalidad económica”, que entiende que el ser humano selecciona racionalmente la mejor opción económica basándose en la relación entre el coste y el valor. Es decir, estos conceptos en los que se ha basado el capitalismo que conocemos hoy dejan a un lado otros conceptos más asociados al feminismo como la solidaridad, el deseo de prestar un servicio a la sociedad, la empatía etc. Por otra parte, el sistema capitalista olvida las consecuencias que provocan en la sociedad la maximización de beneficios y la acumulación (hoy convertidos en consumo desmedido y capitalismo salvaje) en el medioambiente, en las desigualdades, o en las generaciones futuras. Esta visión de la economía es opuesta al planteamiento de la economía feminista, que busca precisamente superar la visión economista/capitalista del ámbito social y ámbito medioambiental.

 

La economía feminista no es solo una suma de reivindicaciones feministas relacionadas con el trabajo, que también las recoge, sino que va mucho más allá. Esta corriente de pensamiento trata de plantear una manera diferente de entender el mercado y la economía, buscando romper con el sistema heteropatriarcal y colocando en su epicentro la propia vida de las personas y la sostenibilidad del sistema económico. Es un concepto transversal, crítico con el neoliberalismo y que busca incorporar el enfoque de género de manera transversal en todos los ámbitos de la economía. Reivindica también la visibilización de los trabajos de cuidados y domésticos, que es uno de sus ejes fundamentales.

 

Resultado de imagen para cuidado de familiares

 

Hay un dato muy significativo que ilustra el problema de los trabajos no remunerados, y es que se calcula que, de media, hoy en día las mujeres les dedican el doble de tiempo que los hombres. Gracias a las reivindicaciones de esta corriente, desde la década de los 80 se han ido incorporando poco a poco en las estadísticas y estudios de los países la valoración de este tipo de trabajo hasta entonces invisible, incluso se ha llegado a monetizar a nivel nacional (incorporándose al PIB) e internacional. Esta tendencia se da a nivel mundial y la recolección de datos ha hecho que gobiernos, instituciones o la ONU lo incluyan en sus programas como objetivo.

 

Para lograr los múltiples objetivos que se plantean dentro de la corriente de la economía feminista, es necesaria la participación política y de las administraciones del estado. Durante los últimos años y gracias a los movimientos sociales, los partidos políticos “progresistas” van incorporando en sus propuestas medidas con enfoque de género. Por mencionar algunos ejemplos, los partidos progresistas están tratando de impulsar la incorporación de una obligatoriedad de auditoría de brecha salarial en las empresas, e incluso proponen multar a las empresas con una brecha salarial superior al 25% (en este caso sigue habiendo una diferencia, aunque se incorpora el enfoque de género en la medida). Medidas como la igualdad en los permisos de maternidad-paternidad, o el apoyo a la conciliación familiar incorporan también el enfoque de género y son reivindicadas por la corriente de la economía feminista.

Resultado de imagen para enfoque de genero

Los estados con gobiernos más conservadores son sin embargo los que más dificultades ponen para avanzar en el enfoque de género (que beneficia a la sociedad en general), porque principalmente no creen en la economía feminista sino que todo lo contrario. Estas administraciones buscan preservar el poder heteropatriarcal, al igual que buscan que la riqueza siga concentrándose cada vez más en sectores minoritarios al mismo tiempo que no permiten que la igualdad de género se dé en los centros de poder y decisión. Es sobre todo en las corrientes más progresistas donde se hacen aportaciones desde diferentes ámbitos y donde se dan los debates necesarios para el desarrollo de ideas, objetivos y soluciones a problemas concretos con una visión más amplia y más justa para la sociedad en su conjunto.

 

 

 

Eldiario.es, Abril 2018

https://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/economia-feminista_6_760533942.html

 

Dossier de Economía Feminista, Economistas sin fronteras Mayo 2018

https://ecosfron.org/wp-content/uploads/Dossier-29_finales.pdf

 

EHU, resumen de contenidos

http://www.bantaba.ehu.es/formarse/ficheros/view/RESUMEN_DE_CONTENIDOS_2ª_SESIÓN.pdf?revision%5Fid=70778&package%5Fid=70717

 

La economía feminista y su aporte a la teoría económica moderna, Eugenia Perona 2012

http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1852-15682012000100003