Lactancia Materna e Introducción de Alimentos.

Es indiscutible, la lactancia materna es el mejor alimento para el recién nacido. La leche de la madre está exclusivamente creada para el bebé y contiene todos los nutrientes que necesita. Entre muchas de sus propiedades destaca el aumento de la inmunidad del bebé, reduce el riesgo de desarrollar alergias, asma, enfermedades respiratorias, infección de oídos, virus estomacales… Los bebes que son amamantados reducen el riesgo de tener obesidad, la muerte súbita del lactante y fortalece el vínculo entre la mamá y el bebé, además de un largo etcétera.

Resultado de imagen para breastfeeding

Para la mamá también hay muchísimos beneficios, entre los cuales destacan la notable ayuda en la recuperación postparto, reducción del riesgo a contraer enfermedades como el cáncer de mama, ovarios…

En general, los bebés amamantados con leche materna son más sanos, por ello, si tienes la suerte de poder dar pecho a tu bebé, no lo dudes. Es la mejor inversión para él/ella y también para ti.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el período que el bebé debería estar amamantado por su madre con una lactancia materna exclusiva es de 6 meses. No obstante, la tasa de bebes amamantados disminuye drásticamente cuando se sobrepasan los 4 meses del permiso de maternidad. Las madres vuelven al trabajo, y la conciliación entre maternidad y trabajo hace que esta tarea sea difícil.

Aunque lo ideal es que la lactancia materna sea exclusiva los 6 primeros meses, a partir de los 4-5 meses ya se puede iniciar la alimentación complementaria, siempre siguiendo con el amantamiento lo máximo que sea posible, hasta los 2 años.

La alimentación complementaria se inicia en este período en el que el bebé tiene unas demandas superiores de nutrientes y de energía, a partir de los 5-6 meses. Fuera de tópicos, las recomendaciones que se daban anteriormente han quedado obsoletas, y ahora se prefiere una alimentación basada en el Baby Led Weaning(alimentación autorregulada o dirigida por el bebé), aunque hay un gran porcentaje de madres que optan por una alimentación basada en triturados, al menos los primeros meses de introducción de la alimentación con alimentos.

Resultado de imagen para baby led weaning

El Baby Led Weaning se está introduciendo con fuerza como una nueva opción de alimentación para el bebé, que permite que coma por sí solo, cuando sus habilidades motoras lo permiten (alrededor de los 6 meses). Los cuidadores ofrecen al bebé alimentos adecuados en tamaño y forma para que pueda cogerlo con las manos y pueda llevárselo a la boca. El bebé elige qué alimentos cogerá, y cuanto tiempo tardará en comerlos y en qué cantidad.

Este nuevo enfoque está cogiendo cada vez más adeptos, y supone un cambio de mentalidad de lo que hasta ahora se había concebido. Una nueva forma de alimentación del bebé más autónomo, y coherente. Ahora bien, es necesario que tener paciencia y tiempo para poder integrar una alimentación de este tipo, por lo que es habitual que los cuidadores (padres y en muchos casos también abuelos) deban recibir formación especial para poder realizarlo correctamente.

La introducción de alimentos no sigue un calendario estándar y se basa, sobre todo, en los gustos del bebé y en las costumbres familiares, y se rige por el estado de hambre o saciedad del bebé.

Las recomendaciones en la alimentación complementaria han sufrido una serie de modificaciones en los últimos años basada en los avances de la ciencia. El Baby Led Weaning coge cada vez más adeptos, es un método que también está basado en ciencia y que en unos años cambiará la perspectiva de muchas madres y padres, además de profesionales sanitarios, pediatras, enfermeras y nutricionistas.

 

Anna Sauló Aránega

Dietista-Nutricionista ElikaEsport

 

Referencias:

Guiding principles for complementary feeding of the breastfedchild; World Health Organization: Geneva, Switzerland, 2003.

Folgar L. Aprender a comer solo. Editorial Arcopress. España, 2017.

González C. Mi niño no me come. Editorial Booket. España, 2012.