La falta de vitamina D…

 La deficiencia de vitamina D es un problema médico global y su prevalencia aumenta con la latitud, el sobrepeso y la obesidad, el estilo de vida sedentario, la limitación a la exposición solar y la edad en la población general. En nuestro entorno “soleado” respecto a otros países europeos, siempre se ha considerado que la vitamina D era suficiente con el nivel de insolación que tenemos y la cantidad que podemos obtener a través de la alimentación. No obstante, los datos indican que cada vez hay una deficiencia mayor en distintos grupos de población.

Los últimos hallazgos científicos han relacionado el rol de la vitamina D con numerosos desordenes cuando ésta es deficiente en el organismo y se ha demostrado que incrementa el riesgo cardiovascular y la mortalidad. Además, la presencia de comorbilidades que tienen más incidencia con la edad, como son la obesidad abdominal (por secuestro de la vitamina D en la grasa), la resistencia a la insulina, la diabetes de tipo 2, y la hipertensión hacen que estos pacientes tengan un riesgo mayor de deficiencia de vitamina D. También se ha relacionado con varios tipos de cáncer, desordenes inmunitarios y episodios adversos en embarazos.

Resultado de imagen para vitamin D

En décadas anteriores este grupo de componentes esteroideos se consideró como vitamina, aunque hoy en día, se ha visto que actúa más como una hormona activa ejerciendo su acción como factor de transcripción de la expresión de numerosos genes. A parte de su conocida función en el equilibrio del calcio-fosfato, también tiene otras acciones en tejidos no relacionados con el calcio.

Así, existe presencia de receptores de vitamina D fuera del sistema esquelético, como en los enterocitos, células renales tubulares, células inmunes, neuronas, células pancreáticas, miocitos, cardiocitos, células endoteliales, etc.

 La vitamina D es un nutriente necesario que debe ser incorporado a través de la dieta cuando la cantidad sintetizada no es suficiente. Se produce a través de la exposición de la piel a la radiación ultraviolada y a partir de fuentes dietéticas.

Los factores que influyen de manera negativa en la síntesis de Vitamina D son:

 • Alimentación baja en grasa (típica en dietas para la pérdida de peso)

 • Uso de protectores solares (SPF15)

 • Piel oscura (la melanina en africanos o en americanos-africanos bloquea el 99 %

de la producción de vitamina D).

 • Trabajos con horarios nocturnos

 • Polución

 • Tiempo no soleado, cambios estacionales

 • Edad

 

 Los valores óptimos en análisis sanguíneos de vitamina D siempre se consideran analizando la 25-Hidroxivitamina D3 , y estos deben estar alrededor de 30ng/Ml, para prevenir las fracturas, y la osteoporosis.

Fuentes Dietéticas de Vitamina D

Existen algunos alimentos que son fuente de vitamina D. La mejor fuente proviene del Pescado Azul (salmón, atún, caballa…) y los  aceites de hígado de pescado. También se encuentra Vitamina D pero en cantidades más pequeñas en el hígado de vaca, queso y en yemas de huevo. En estos alimentos encontramos la forma D3 .

Algunos hongos contienen vitamina D2  en cantidades variables. Cuando los hongos se exponen bajo luz ultravioleta aumentan su cantidad, y se pueden encontrar comercializados.Otros productos lácteos, como el queso, el helado los yogures y margarinas y mantequillas fortificadas también podemos encontrar vitamina D. No obstante, si no está fortificado y tomamos lácteos desnatados, no conseguiremos la vitamina D, puesto que ésta es una vitamina liposoluble.

En la siguiente tabla se menciona la cantidad de vitamina D presente en las principales fuentes expresada en Unidades Internacionales (UI) por porción.

Resultado de imagen para vitamin D

 Tal como hemos visto antes, una de las razones grandes de tener la población general así como la deportista déficit de vitamina D podría ser la exclusión de alimentos grasos en la dieta, así como lácteos enteros, pescados azules…

Exposición Solar

Resultado de imagen para sunbath vitamin d

Los factores que afectan a la exposición a la radiación UVB para el mantenimiento de unos valores adecuados de vitamina D son difíciles de determinar. Se ha sugerido que unos 30-35 minutos de exposición solar (de las 10h a las 15h) al menos 2 veces por semana en cara, brazos, piernas o espalda sin protector solar conducen a una síntesis suficiente. La exposición en camas de bronceado que emiten entre el 2-6% de radiación UVB también puede ser eficaz, no obstante, no se puede abordar la solución a nivel de exposición solar ya que existe otro problema mayor de aumento de cáncer de piel.

 

En el caso de requerir suplementación con Vitamina D es importante pedir consejo médico y adaptar las dosis junto a controles analíticos para valorar las mejoras

Referencias

Holick MF. Vitamin D deficiency. N Engl J Med 2007; 357: 266-281.

Heaney RP. Vitamin D: criteria for safety and efficacy. Nutr Rev.2008; 66(10)(2): 178-81.

Rigueira AI. Recommendations on Vitamin D and Calcium Supplements for Adults in Spain. Rev Esp Salud Pública. 2012;86:

461-82.

Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D. Washington, DC:

National Academy Press, 2010.

Sauló A y Urdampilleta A. Nutrición Clínica en el Deporte. En: Urdampilleta et al. “Bases de la Planificación Nutricional

Deportiva”. Editorial ElikaEsport. 2016. http://elikaesporteditorial.com/inicio/9-planificacion-nutricional-y-deportivapersonalizada.

html