Cerrando el círculo

¿Qué es la economía circular?

Según la definición de la Unión Europea, que integra el concepto en su estrategia 2020, la economía circular consiste en alcanzar un modelo productivo donde el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y en la que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

Resultado de imagen para economia lineal y circular

 

Por tanto, se trata de un sistema económico donde todo lo que participa o se utiliza en el ciclo de vida de un producto mantiene su valor y utilidad a lo largo del tiempo. Esta idea se contrapone a la idea de la economía lineal,
base fundamental en la mayor parte de los sistemas productivos y económicos conocidos hasta que han aparecido los problemas medioambientales. La economía lineal, basada en la idea de “tomar, hacer y desechar”, se creyó válida cuando se pensaba que los recursos naturales eran ilimitados y la contaminación y los vertidos se los “comía” la madre naturaleza. Llevamos muchos años utilizando los recursos naturales y generando residuos, suciedad y contaminación sin pensar en las consecuencias que hemos provocado, y sin saber con certeza las que aún no conocemos.

200 años después de la primera revolución industrial y tecnológica sabemos que los recursos y fuentes energéticas no son ilimitados y que su uso desmedido y descontrolado está provocando estragos en el medioambiente además de comprometer la vida de las siguientes generaciones. Por ese motivo, la economía circular se plantea como una alternativa viable, factible y recomendable hacia la que transitar desde los modelos actuales de explotación, que aún perduran y seguirán siendo motor de economía y consumo durante mucho tiempo.

La economía circular se basa en 5 conceptos importantes, que muestran el flujo para “cerrar el círculo”:

Eco-concepción de los productos: Se deben diseñar productos con materiales reciclables y que, además, al final de su ciclo de vida, no generen residuos o los minimicen. Es decir, eliminar ya desde el diseño del producto aquello que no se pueda recuperar maximizando el valor de lo que quedará del producto al final de su ciclo.

Ecología industrial y territorial: Se trata de organizar sistemas de funcionamiento en un mismo territorio con gestión eficiente en el uso de materiales, energía y servicios.

Economía de la funcionalidad: La idea de la posesión se va sustituyendo por la de la utilización o el servicio. El objetivo no es tener sino utilizar, compartir uso y recursos. Los métodos que permiten compartir medio de transporte, oficinas, energía etc son un ejemplo de la economía de la funcionalidad.

Segundo uso: Volver a introducir al mercado un producto que aún se puede utilizar y tiene valor. Por ejemplo, lo que hace cualquier mercado de segunda mano.

Reutilizar, reparar, reciclar: En muchos casos, hay partes de productos que se pueden reutilizar porque están en buen estado, o los propios productos se pueden reparar para volver a valorizarlos e introducirlos en el mercado. Todo aquello que no se pueda reutilizar o reparar, se debe reciclar para generar una materia prima de nuevo.

Valorizar: Los últimos residuos, que no se puedan ni reciclar, utilizarlos para la generación de energía.

Resultado de imagen para las 3 r

Ejemplos de “economía circular” en la industria.

A pesar de aún hay mucho por hacer, cada vez son más las empresas que incorporan a sus estrategias la eco-concepción, el reacondicionado o reparación de sus productos. Y cada vez son también los proyectos que ya desde su propia concepción se basan en la economía circular. Hay ejemplos para todo.

Por ejemplo, en el sector de aparatos electrónicos, fabricantes como Canon o Apple tienen sistemas para recuperar, reacondicionar y revender algunos de sus productos. Otro caso de marca conocida puede ser el de Nike, que se marcó como objetivo pasar de un modelo lineal a uno circular, y que va logrando objetivos.

En cuanto a proyectos más cercanos, encontramos iniciativas muy novedosas como DRIVY, una aplicación que permite alquilar tu coche mientras no lo utilizas. EKO-REC, una empresa guipuzcoana, utiliza plástico de botellas (PET) para fabricar componentes de automoción y láminas para bandejas para el sector alimentario. RECAMBIOVERDE ha unido stocks de desguaces en España para facilitar la venta y reutilización de productos de segunda mano para coches. ZICLA fabrica, utilizando los cables de aparatos eléctricos y electrónicos, separadores de carriles bici.

Son muchos los ejemplos, y la buena noticia es que son cada vez más. De hecho, España fue, en 2016, el tercer país de la UE con mayor número de actividades de economía circular, según publicó la propia unión. Los modelos de empresa de economía circular son sostenibles y medioambientalmente respetuosos, y marcan un claro camino a seguir para lograr reducir la contaminación y la destrucción del medioambiente.

Resultado de imagen para productos reciclados

Ander García Noblia @andergn

#economíacircular

#ecodiseño

#reciclaje

#consumocolaborativo

#rsc

#rse

#medioambiente

#ecología

 

 

 

REFERENCIAS:

 

Universidad de Comillas, repositorio.

https://repositorio.comillas.edu/rest/bitstreams/99770/retrieve

Economíacircular.org

https://economiacircular.org/wp/?page_id=62

 

Ecoport.info, 2017

https://www.ecopost.info/los-mejores-ejemplos-economia-circular-2017/